Salte la navegación

En uno de sus artículos, el pastor John Piper explica la naturaleza y los efectos de la ansiedad:

“Piense por un momento, en el número de acciones y actitudes pecaminosas resultantes de la ansiedad.

La ansiedad en relación a las finanzas, puede dar lugar a la codicia, la avaricia y al robo. La ansiedad por tener éxito en algún ámbito, puede tornarlo irritable, brusco y maleducado. La ansiedad en torno a las relaciones, podría tornarlo indiferente y despreocupado por los demás. La ansiedad de ser aceptados por otros, podría también llevarnos a ocultar la verdad, mintiendo de diversas formas.

De manera que, vencer a la ansiedad, es darle un golpe mortal, por ende, a muchos pecados.

Uno de los textos más importantes que subrayé, cuando tenía 15 años, fue la sección entera de Mateo 6:25-34

Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo? Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos. Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe? No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.

Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.

La ansiedad es claramente el tema del texto. Y la raíz de la ansiedad, se hace explícita en el versículo 30: “Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe? “. En otras palabras, Jesús dice que la raíz de la ansiedad es falta de fe en la gracia de nuestro Padre.

Cuando la incredulidad toma la delantera en nuestros corazones, uno de sus efectos, es siempre la ansiedad. La causa de la misma, es nuestra falta de confianza en todo lo que Dios ha prometido para nosotros, en Jesús”.

Fuente: Desiring God (Ministerios John Piper)

http://www.desiringgod.org/blog/posts/whats-the-deal-with-anxiety

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: