Salte la navegación

Es difícil esperar el tiempo de Dios. Sobre todo cuando parece que nada va a cambiar o cuando las cosas comienzan a verse como imposibles. Cuando estamos bajo presión, cuando estamos en urgencias o en necesidad.

Dios maneja un tiempo que no es el nuestro. El tiempo nuestro lo manejamos con un reloj y a veces, el reloj nos maneja a nosotros. A veces hacemos las cosas apremiados por el tiempo y los resultados no son muy buenos. Dios responde todas las oraciones, aunque no siempre de la manera esperada. Nosotros pensamos en el presente, mas Dios nos prepara para la eternidad.

Preparó por miles de años la venida de su Hijo. Te hará esperar lo necesario para alcanzar los mejores resultados. Contempla como Dios actúa lentamente en la creación. No se puede apurar a Dios. La espera es para nuestro bien. Aun lo bueno puede hacer daño si se alcanza prematuramente. A veces Dios demora la respuesta a una oración hasta que hayamos aprendido algo que Él quiere enseñarnos.

La oscuridad más densa es antes del amanecer, y la mayor desesperación ocurre justo antes de la Salvación.  La más profunda desesperanza ataca justo antes de ser rescatado.

 Porque no son mis pensamientos vuestros pensamientos, ni vuestros caminos son mis caminos. – Isaías 55,8

Pero sin fe es imposible agradar a Dios. Porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan. – Hebreos 11:6

Fuente: Recopilaciones Varias

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: